Relación sobrepeso y actividad física en escolares

Reflexiones sobre los hábitos en nuestros niños
30 septiembre, 2016
Celulares y portátiles cada vez causan más dolor de cabeza y espalda
27 octubre, 2016

En nuestro sistema escolar nos encontramos en una carrera por la “excelencia académica” o el SABER y estamos dejando al lado áreas que garantizan desarrollo cognitivo, creatividad y salud como son las áreas del SER, como bien las llamó la pasada administración de la Secretaría Distrital de Educación en Bogotá.

La presencia de obesidad infantil se ha duplicado en las últimas dos décadas en Estados Unidos entre niños de 6 a 11 años de edad y se ha triplicado entre los adolescentes de 12 a 17 años. En Colombia 1 de cada 5 niños se encuentran en sobrepeso u obesidad y la encuesta nacional de situación nutricional (ENSIN) 2005 y 2010 nos muestra una tendencia hacia su elevación. La obesidad en niños y adolescentes está relacionada con un aumento en el riesgo de aparición en factores de riesgo como hipertensión, hipercolesterolemia, hiperinsulinemia y síndrome metabólico, así como, disminución en la liberación de hormona del crecimiento, alteraciones respiratorias y problemas ortopédicos. Adicionalmente, los niños con sobrepeso y obesidad presentan alteraciones psicológicas y sociales, a menudo relacionadas con la disminución en la autoestima y en la auto confianza producidas por el aislamiento y discriminación realizada por los mismos jóvenes. La inactividad física se considera un factor etiológico importante en su desarrollo.

El sobrepeso se ha asociado con la disminución en el tiempo dedicado a la actividad física, la disminución en la condición física y el aumento del tiempo dedicado a actividades sedentarias como ver TV, jugar video juegos y navegar por Internet, cambios ambientales y de comportamiento derivados de la vida moderna que se han descrito como tóxicos para un estilo de vida activo.

En el 2004 tuve la oportunidad de realizar una investigación sobre la relación entre actividad física y sobrepeso en niños en donde el sobrepeso presentó una asociación significativa con los niveles bajos de condición física (fuerza de prensión, flexo extensiones de brazos, fuerza abdominal y capacidad aeróbica). Lo cual nos llevó a sugerir la necesidad de monitorear en los colegios, tanto los comportamientos hacia la actividad física (evaluar cuanto tiempo le dedican a la actividad física y educar acerca de cuantos son los niveles mínimos apropiados), como los niveles de acondicionamiento físico de los niños (medir con pruebas físicas el desempeño individual) y realizar un seguimiento en el tiempo, con herramientas de fácil aplicación como las baterías de eurofit o fitnessgram, con el fin de detectar a tiempo a los niños que se están alejando de comportamientos saludables o los que tienen bajos niveles de condición física y tomar medidas encaminadas a estimular o mejorar la actividad física y la capacidad física, como estrategia para la promoción de un desarrollo cognitivo y corporal adecuado y a su vez ayudar en la prevención de enfermedades relacionadas con el sobrepeso y el sedentarismo.

Así como se mide si nuestros niños tienen los mínimos conocimientos en un área determinada, se debería evaluar si su condición física está en rangos saludables e informarles a los padres si su nivel está por debajo de lo recomendado con el fin de poderlos modificar a tiempo.

En el colegio se debe favorecer la actividad física. Lo ideal es que se estimule al máximo posible que los estudiantes alcancen y mantengan un nivel de condición física en rangos saludables. Basados en esto tuve la oportunidad de participar en la elaboración de la prueba SER en la Secretaría de Educación Distrital de Bogotá 2014 y 2015 en donde pudimos medir a todos los escolares de 9 grado del Distrito e identificar si se encontraban o nó en rangos saludables y entregarle la información a cada rector para que pudiera ser consciente de esta situación e invitarlo a generar acciones para el fomento de la actividad física.

¿Qué hacer? Así como usted pregunta por el nivel académico y la enseñanza de idiomas, pregunte en el colegio de sus hijos por las actividades deportivas y por la clase de educación física.

En el momento la actividad física en los colegios está en un segundo plano debido a la búsqueda de la excelencia académica, por tanto, es necesario que los padres presionen para su fomento. La clase de educación física es igual de importante a otras asignaturas para el desarrollo integral de nuestros niños.

Lo recomendado es tener 150 minutos de clase de educación física a la semana en primaria y 225 minutos a la semana en secundaria.

El deporte escolar debe ser estimulado por medio de campeonatos deportivos tanto internamente como inter-colegios. Presione para que exista un plan de Actividad Física y de Estilos de Vida Saludable en el colegio. Sea miembro de los comités de padres de familia para garantizar su fomento. Ayude a organizar eventos relacionados con la actividad física, sea voluntario para ayudar con los deportes extracurriculares. Apoye la clase de Educación Física.

Comparte esta página

Si te ha sido de utilidad esta página, te invitamos a compartirla

Facebook
Twitter
Google+